Cómo funciona la terapia física para el EVC

La terapia física para el evento cardiovascular (EVC) o embolia es un tipo de terapia que tiene como objetivo facilitar la realización de actividades de la vida diaria de los pacientes que han sufrido un evento por medio de fortalecimiento muscular y ejercicios de coordinación. No existe un sólo tipo de terapia física, sino que la terapia se adapta a las capacidades y necesidades de cada paciente para poder lograr los objetivos.

¿Qué es un EVC?

Un EVC es un trastorno en el cual el cerebro deja de recibir flujo sanguíneo y oxígeno en un área del cerebro, es por esto que también es conocido como “infarto cerebral”. Este puede ser causado por un coágulo que impide el flujo de sangre (isquemia) o por un sangrado (hemorragia). Algunos de los factores de riesgo para sufrir un EVC son: hipertensión arterial, diabetes, obesidad y tabaquismo. Por lo que mantener un estilo de vida saludable es indispensable para prevenir un segundo evento.

Cuando un paciente sufre un EVC pueden ocurrir secuelas en la función cerebral que impidan realizar algunas actividades, por lo que la rehabilitación busca la recuperación de estas habilidades y facilita que las personas se reincorporen a sus actividades normales de la mejor forma posible.

La terapia física es sólo una parte de la rehabilitación que debe de recibir un paciente con EVC, recordando que también es importante la terapia ocupacional, psicológica y de lenguaje para alcanzar el máximo potencial en todas las esferas de salud.

La terapia física busca recuperar la independencia del paciente y mejorar la calidad de vida al minimizar las limitaciones en sus actividades, esto puede lograrse por medio de ejercicios físicos de repetición para reentrenar al cuerpo sobre cómo realizar ciertos movimientos. Sin embargo, esta no es la única opción, sino que también se puede optar por buscar habilidades de adaptación para encontrar una nueva forma de realizar ciertas actividades que físicamente sea difícil de realizar como anteriormente. 

Un aspecto importante de la rehabilitación en general es el tiempo de inicio, y es que aquellos pacientes que inician de forma temprana la terapia física posterior a un EVC suelen tener mejores resultados, igualmente se recomienda que la duración se adapte a las necesidades del paciente para asegurar la optimización máxima de las capacidades.

Durante las sesiones se trabaja la fuerza muscular, coordinación y balance para facilitar actividades básicas como caminar, vestirse o bañarse. Principalmente se utilizan ejercicios de fuerza, estiramientos y ejercicios que permitan ampliar o mantener los rangos de movimiento de las articulaciones o incluso enseñar el correcto uso de equipo médico de ayuda como bastones, andadores, entre otros. 

Etapas de la terapia física 

  • Etapa aguda

Después de las 72 horas de un EVC se recomienda el inicio de rehabilitación de baja intensidad que involucran cambios en el posicionamiento, mantener rangos de movilidad y promover la movilización temprana con la finalidad de evitar complicaciones asociadas al reposo prolongado y desacondicionamiento. 

  • Etapa subaguda

En los primeros seis meses posterior al EVC suele incluir terapia de movimiento, con especial atención en la marcha si esta se encuentra comprometida. En esta fase se recomienda ejercicio 3 horas al día, 6 días a la semana. Principalmente se busca mejorar la marcha, la condición física, fuerza y balance

  • Etapa crónica 

Posterior a 6 meses del EVC los pacientes deben continuar sus ejercicios de rehabilitación en casa si es posible. En este punto es de vital importancia mantener la intensidad del ejercicio físico, prevenir caídas y mantener un estilo saludable. En esta etapa los pacientes suelen beneficiarse de terapias grupales y actividades en agua para mejorar sus funciones. 

Tipos de intervenciones

Para definir el tipo de terapia física necesaria es necesario primero evaluar el tono muscular. Inicialmente los pacientes que presentan parálisis flácida de los músculos, sin embargo posteriormente se encuentra aumento del tono muscular o incluso espasticidad que limitan de forma considerable el movimiento. Por lo tanto, dependiendo del tono muscular se crean objetivos y un plan para mejorar el movimiento.

La terapia física se basa en el concepto de neuroplasticidad, en donde el cerebro es capaz de generar nuevas conexiones neuronales al realizar actividades de forma repetida: En las primeras repeticiones se trabaja en la etapa cognitiva en donde la persona se familiariza con un ejercicio, posteriormente se pasa una etapa asociativa en donde el ejercicio se realiza de forma repetida y se corrigen errores y por último, la etapa automática en donde el paciente es capaz de realizar la actividad de forma automática y puede enfocarse en perfeccionarla. 

Existen distintos tipos de intervenciones que pueden utilizarse

  • Ejercicios de rangos de movimiento:

Son ejercicios que buscan preservar la movilidad de la articulación independientemente de la fuerza muscular. Esto es especialmente útil si existen grados extremos de flacidez o espasticidad.

  • Ejercicios de movilidad:

Son ejercicios que mejoran la fuerza y coordinación de movimientos para realizar actividades como caminar, tomar objetos con las manos o deglutir alimentos.  

  • Capacitación para uso de apoyos de movilidad:

Algunas personas pueden beneficiarse del uso de bastones, andadores o sillas de ruedas para mantenerse seguros al realizar sus actividades. En la terapia física se enseña a usar estos dispositivos correctamente para evitar lesiones asociadas. 

Efectividad de la terapia física

Debido a que cada persona es muy diferente, la mejoría que se espera con la terapia física dependerá de la localización de la lesión, su extensión, el tiempo de inicio de la terapia y la duración. Es difícil poder predecir el grado de recuperación funcional que se podrá obtener, sin embargo, es importante reconocer que la terapia física no sólo busca recuperar funciones sino ayudar a que la persona se adapte a sus capacidades para mantener su independencia y calidad de vida en medida de lo posible.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita