¿Qué terapias se aplican para la escoliosis?

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el periodo de crecimiento anterior a la pubertad. En aproximadamente el 85% de los casos se desconoce la causa, por lo que se considera una enfermedad idiopática en su mayoría.

La definición actual de escoliosis nos dice que es una deformidad de la columna vertebral en tres dimensiones, en donde en el plano coronal excede de 10 grados y el desplazamiento lateral del cuerpo vertebral cruza la línea media y regularmente se acompaña de algún grado de rotación.

La escoliosis no es un diagnóstico, ni una enfermedad en sí: es la descripción de una alteración estructural y, cuando mucho, se puede tomar como un signo, es decir, una manifestación objetiva, que podemos medir clínica y radiológicamente en la persona que la presenta.

¿Qué causa la escoliosis?

En el origen de la escoliosis, se encuentran tres categorías principales:

1.  Neuromuscular:

En ésta, la deformidad de la escoliosis ocurre en pacientes con patologías de origen neurológico o musculoesquelético, tales como en el mielomeningocele, la distrofia muscular, la parálisis cerebral, distrofias musculares o asimetría en la longitud de las extremidades pélvicas. En estos casos debemos recordar que la mayoría de las personas presentamos asimetría en la longitud de las extremidades pélvicas, principalmente de menos de 1 cm, lo cual no influye en desarrollar una escoliosis. Y cuando ésta se desarrolla, la asimetría generalmente es mayor de dos centímetros.

2.  Congénita:

Este tipo de escoliosis es resultado de asimetría en el desarrollo de las vértebras, secundario a anomalías congénitas (hemivértebras, fallas de segmentación). Este tipo de escoliosis generalmente se manifiesta en niños pequeños o antes de la adolescencia.

3.  Idiopática:

Se define así una escoliosis donde no se encuentra una causa específica que explique el desarrollo de la deformidad. Regularmente es un diagnóstico de exclusión, es decir, cuando se han descartado otros orígenes de la patología.

En torno al 3% de los adolescentes tienen escoliosis y según la edad en la que es diagnosticada se clasifica en tres tipos:  

  • Escoliosis idiopática infantil (0 a 3 años).  
  • Escoliosis idiopática juvenil (4 a 9 años).
  • Escoliosis idiopática del adolescente (10 años a final de la adolescencia).

Clasificación de la escoliosis

En la clasificación de King correspondía de la siguiente manera:

 • Tipo I:

Una curva en forma de S cruzando la línea media de las curvas torácica y lumbar. La curva lumbar es mayor y más rígida que la torácica; la flexibilidad en las radiografías dinámicas es negativa.

 • Tipo II:

Una curva en forma de S donde tanto la curva torácica mayor como la curva lumbar menor cruzan sobre la línea media; la curva torácica es mayor.

• Tipo III:

Una curva torácica donde la curva lumbar no cruza la línea media.

• Tipo IV:

Curva torácica larga donde la 5ª vértebra lumbar está centrada en el sacro, pero la 4ª vértebra lumbar ya está angulada en la dirección de la curva.

• Tipo V:

Curva torácica doble donde la primera vértebra torácica se angula hacia la convexidad de la curva superior.

¿Cuáles son los signos que se presentan?

Los signos de la escoliosis pueden ser:

  • Hombros a distinta altura
  • Curvatura de la columna
  • Prominencia de una escápula respecto a la contralateral   
  • Cinturas a distinta altura

La mayoría de los casos de escoliosis son leves, pero algunas deformidades de la columna vertebral continúan empeorando a medida que los niños crecen. La escoliosis grave puede ser incapacitante, ya que una curvatura muy grave de la columna reduce el espacio dentro del pecho, lo cual dificulta el funcionamiento correcto de los pulmones.

La gravedad de la escoliosis se determina por la angulación de sus curvas (ángulo de Cobb):

  • Escoliosis leve 0º a 25º : tratamiento de fisioterapia y reeducación postural global RPG.
  • Escoliosis moderada 25º a 50º : tratamiento de fisioterapia + corsé.
  • Escoliosis Grave >50º : intervención quirúrgica

Los síntomas, en principio, la escoliosis no genera dolor pero predispone a padecer dolores de espalda, dolor lumbar, etc. En casos moderados y graves, puede generar otro tipo de complicaciones, como pueden ser de tipo respiratorio.  

Por eso, es importante diagnosticar la escoliosis precozmente y comenzar un tratamiento de Fisioterapia lo antes posible, para disminuir su avance e incluso llegar a corregirla, de forma parcial o total, evitando la intervención quirúrgica.

¿Cómo se diagnostica?

El examen ortopédico de la columna en niños debe ser realizado anualmente y su relevancia es máxima en el inicio del período de crecimiento acelerado que acompaña la pubertad.

Este examen tiene como primer paso la identificación de una escoliosis y determinar si ésta es estructural. Los signos de una escoliosis en la inspección del tronco son: asimetría de altura de hombros, prominencia de una de las escápulas y asimetría del flanco con prominencia de uno de los rebordes ilíacos.

Fisioterapia para la escoliosis

La Fisioterapia ofrece varios tipos de tratamientos, que se combinarán con el tratamiento ortopédico (corsé) en algunos casos:

  • Reeducación Postural Global (RPG):

Es posiblemente, el tratamiento de Fisioterapia más efectivo para las escoliosis. Consiste en posturas de estiramiento globales. El tratamiento es suave, progresivo y activo.

  • Inducción Miofacia:

Se puede definir como una combinación de presiones sostenidas, posicionamientos específicos y muy suaves estiramientos. Se trata el sistema fascial, para así eliminar sus restricciones y equilibrar la función corporal alterada.

  • Terapia Manual Ortopédica y Osteopática:

Conjunto de métodos y actos con finalidad terapéutica y/o preventiva, que se aplica manualmente sobre los tejidos musculares, óseos, conjuntivos, nerviosos y viscerales, y que obtendrán de forma directa y/o refleja reacciones fisiológicas que intentan equilibrar y normalizar las alteraciones que presente el individuo.

  • Método Klapp:

Se basa en la creencia de que la escoliosis es una patología de la bipedestación. Por eso desarrolla un sistema de trabajo en descarga de la columna vertebral; se compone de una serie de posturas y de movimientos de cuadrupedia.

  • Fisioterapia clásica:

Estiramientos y ejercicios que pretenden flexibilizar y fortalecer la columna vertebral aumentando su propiocepción.

  • Ejercicio en piscina:

Se trata de la realización de un programa de natación terapéutica y adaptada a las condiciones de cada caso particular.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita