¿Quién hace la terapia de deglución?

Los trastornos en la deglución se han extendido a lo largo del tiempo debido al incremento en la esperanza de vida mundial y a los avances de las ciencias médicas que han reducido la mortalidad de algunas patologías.

La terapia de deglución es aplicada por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, siendo los terapeutas del habla y los fisioterapeutas especializados en trastornos neurológicos los principales actores en este proceso. En el contexto de Neurocenter, estos profesionales juegan un papel crucial para abordar las dificultades en el proceso de tragar de manera integral.

Los terapeutas del habla, también conocidos como logopedas, son expertos en evaluar y tratar trastornos del habla y del lenguaje, así como dificultades en la deglución. Su formación les permite diseñar planes de tratamiento personalizados que abordan aspectos como la coordinación muscular, la fuerza y las habilidades motoras orales y faciales necesarias para una deglutición efectiva.

Por otro lado, los fisioterapeutas especializados en trastornos neurológicos se centran en la rehabilitación física, incluyendo la función motora y muscular. En el contexto de la terapia de deglución, trabajan en conjunto con los terapeutas del habla para abordar aspectos más específicos de la fuerza y coordinación muscular necesarios para la deglutición.

En Neurocenter, la aplicación de la terapia de deglución es un proceso colaborativo, donde estos profesionales trabajan en estrecha coordinación para proporcionar a los pacientes un enfoque integral y especializado. La combinación de habilidades y conocimientos de ambos grupos garantiza una atención completa que considera tanto los aspectos físicos como los funcionales y emocionales relacionados con la deglución.

Es esencial resaltar que la elección del profesional que aplicará la terapia de deglución dependerá de la evaluación inicial y las necesidades específicas de cada paciente. En todos los casos, se busca brindar un servicio de calidad que optimice la capacidad de tragar y mejore la calidad de vida de quienes enfrentan dificultades en este proceso.                                    

¿Qué es la deglución?

La deglución es definida como la actividad de transportar sustancias sólidas, líquidas y saliva desde la boca hacia el estómago. Este mecanismo se logra gracias a fuerzas, movimientos y presiones dentro del complejo orofaringolaríngeo. 

Esta compleja actividad dinámica neuromuscular depende de un grupo de conductas fisiológicas controladas por la actividad del sistema nervioso central y periférico, lo cual desencadena el reflejo disparador deglutorio.

Cuando se pierde la coordinación, el sincronismo y la eficacia se presenta la disfagia. La disfagia no es una enfermedad, sino una sintomatología que puede encontrarse en diversas patologías. La causa de esta puede hallarse en enfermedades neurogénicas, estructurales y/o enfermedades respiratorias.

Mecanismo de Deglución

El mecanismo de la deglución se divide en cuatro etapas: oral preparatoria, oral, faríngea y esofágica. La coordinación y el sincronismo en el transporte del bolo alimenticio por cada una de estas etapas es regulada por un sistema de válvulas que se abren y cierran de forma precisa, lo que nos asegura la eficacia en la deglución. 

Las válvulas que intervienen son cinco: labios, velo lingual, velo faríngeo, cierre de vestíbulo laríngeo (descenso de epiglotis y cuerdas vocales), EES (esfínter esofágico superior). El mecanismo de defensa de la laringe es el descenso de la epiglotis, el cierre cordal y la presión subglótica. 

El cierre cordal produce el cierre glótico a través de la contracción de la musculatura laríngea.

Cuando en alguna de estas etapas mencionadas se pierde la coordinación, el sincronismo y la eficacia se presenta la disfagia. Esta no es una enfermedad, sino una sintomatología que se puede encontrar en diversas enfermedades. Las causas de la misma pueden ser alteraciones de tipo estructural anatómico, neurogénica y/o enfermedades respiratorias.

¿Qué es la disfagia y cómo se presenta?

La disfagia se define como la sensación de dificultad para deglutir. Es un síntoma que expresa la incapacidad para hacer progresar con normalidad el contenido de la boca hasta el estómago. Incluye tanto la incapacidad para iniciar la deglución, como la sensación de que el material deglutido queda retenido en el esófago.

La mayoría de los pacientes dicen que los alimentos se «atascan» o sienten que la comida «no desciende bien». 

Síntomas presentes:

  • Paciente que presenta tos y/o ahogos durante o después de las comidas
  • Cambios en la tonalidad de la voz luego de la deglución de alimentos
  • Arcadas
  • Regurgitación nasal
  • Incapacidad de mantener los labios juntos
  • Reducido control de la lengua
  • Dolor al tragar (odinofagia)
  • Dificultad en la masticación
  • Dificultad en el traslado del bolo alimenticio
  • Babeo o dificultad para mantener el alimento dentro de la boca
  • Pérdida de peso por etiología desconocida.
  • Aumento de secreciones traqueobronquiales
  • Neumonía a repetición.

Clasificación de la Disfagia

De acuerdo con la fisiología de la deglución se distingue la disfagia orofaríngea, en la que se encuentra comprometida la transferencia del bolo desde la boca al esófago, y la disfagia esofágica, que implica la alteración en el tránsito por el esófago hasta alcanzar el estómago.

  • Disfagia Orofaríngea:

Es un tipo de disfagia debida a trastornos neuromusculares que afectan a la hipofaringe y al esófago superior. El paciente, a menudo, es incapaz de iniciar la deglución y debe intentarlo de forma reiterada. El paciente percibe que el bolo no ha abandonado la orofaringe y localiza el lugar de los síntomas en la región del esófago cervical. La disfagia que tiene lugar un segundo después de la deglución indica una anormalidad orofaríngea.

  • Disfagia Esofágica:

La mayoría de los pacientes refieren dificultad para «transportar» el alimento por el esófago una vez que el bolo ha atravesado la faringe y el esfínter esofágico superior.

  • La disfagia episódica y no progresiva, intermitente, sin pérdida de peso:

Es característica de un anillo esofágico distal, que suele ser secundario a fenómenos inflamatorios, sugiriendo una forma atípica de esofagitis péptica; habitualmente coexiste con una hernia de hiato.

Diagnóstico y Abordaje de la disfagia

La endoscopia constituye la técnica de elección para valorar las lesiones de la mucosa esofágica, con la posibilidad adicional de poder tomar muestras para biopsia y citología. A su eficacia diagnóstica se añaden las posibilidades terapéuticas que ofrece, como la dilatación de estenosis orgánicas en el esófago.

Por otro lado, en los pacientes con disfagia orofaríngea es particularmente útil la videorradiología esofágica tras ingesta de bario, que permite estudiar el mecanismo de la deglución.    El tratamiento de la disfagia depende del proceso que la origina. En general, la disfagia de tipo funcional o neuromuscular tiene unas posibilidades terapéuticas muy limitadas, salvo la acalasia esofágica que, por otra parte, es el trastorno más frecuente.

En este caso, se recurre a la dilatación endoscópica neumática forzada. La resección quirúrgica curativa es la única posibilidad de tratamiento definitivo de los tumores esofágicos, pero, desgraciadamente, son muchos los casos en los que no se alcanza este objetivo.

Rehabilitación en la Disfagia

Al empezar una rehabilitación física se debe de tener conocimiento del diagnóstico certero. Sin embargo, se deben de seguir algunas estrategias que son de vital importancia para lograr una mejoría:

  • Ejercicio muscular orofacial y cervical:

Hace referencia a un grupo de ejercicios que buscan restablecer la función muscular orofacial y cervical incrementando, así, el control motor sobre los eventos de la deglución.

  • Maniobras deglutorias:

Conjunto de estrategias que permiten proteger la vía aérea antes, durante y después de la deglución, además de recuperar la función deglutoria, especialmente en la fase faríngea.

¿En qué consiste la terapia de deglución?

La terapia de deglución es un enfoque terapéutico diseñado para abordar dificultades en el proceso de tragar, también conocido como deglutición. Esta función aparentemente simple puede verse afectada por diversas condiciones neurológicas, lesiones o trastornos que impactan la coordinación muscular necesaria para tragar de manera efectiva.

Durante la terapia de deglución, se trabajan diversos aspectos, incluyendo la fuerza y coordinación de los músculos involucrados en la deglutición, así como las habilidades motoras orales y faciales.

Los profesionales de la salud, como terapeutas del habla y fisioterapeutas especializados en trastornos neurológicos, colaboran para diseñar programas personalizados según las necesidades específicas de cada paciente.

En el contexto de Neurocenter, la terapia de deglución se adapta de manera precisa a las condiciones neurológicas que puedan afectar la capacidad de tragar de los pacientes.

Los especialistas trabajan de manera integral, considerando aspectos emocionales y físicos, para mejorar la calidad de vida de quienes enfrentan dificultades en este proceso.

Es fundamental destacar que la terapia de deglución no solo aborda los aspectos físicos de tragar, sino que también puede incluir estrategias para mejorar la seguridad alimentaria, como ajustes en la consistencia de los alimentos o en la postura durante las comidas. Esto asegura un enfoque holístico que busca no solo la funcionalidad, sino también la comodidad y bienestar del paciente.

En definitiva, la terapia de deglución se erige como un pilar fundamental en la atención neurológica al ofrecer soluciones especializadas y personalizadas para superar los desafíos que puedan surgir en el proceso de tragar.

En Neurocenter, este enfoque se lleva a cabo con un compromiso inquebrantable hacia el bienestar de los pacientes, proporcionando herramientas y apoyo necesario para mejorar su calidad de vida.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita