Neurorrehabilitación: ¿Para qué sirve la escala Norton?

La escala de Norton fue desarrollada por Norton, McLaren y Exton-Smith en Reino Unido en 1962. Es específica para personas mayores, es una escala negativa a menor puntuación mayor riesgo y tiene como objetivo analizar el riesgo del desarrollo de una úlcera por presión. Se emplea para valorar a los pacientes geriátricos encamados durante un largo tiempo y también evalúa a los que están ingresados en las unidades intrahospitalarias junto con los pacientes crónicos.

Las escalas de valoración de riesgo para desarrollar úlceras por presión son instrumentos que establecen una puntuación o probabilidad de riesgo de desarrollar úlceras por presión en una persona, en función de una serie de parámetros considerados como factores de riesgo.

Criterios que se emplean para clasificar al paciente en la Escala de Norton

El profesional de la salud clasificará a cada paciente con base a cinco aspectos esenciales que ayudará a establecer el criterio de la Escala de Norton para llegar a un adecuado puntaje:

  • Condición física:

Puede ser muy mala, mala, débil y buena. Se tienen en cuenta aspectos, como el número de comidas y la ingesta de líquidos. También se analiza la temperatura (de 37 a 37,5 grados) y el nivel de hidratación (persona con relleno capilar y recuperación del pliegue cutáneo lento.), nutrición (Realiza 2 comidas diarias, una media de 2 raciones de proteínas/día y 1.000 Kcal. El Índice de masa corporal mayor de 30). Como variable, se incluye el estado de la piel.

  • ·Estado mental:

La peor clasificación es el estado comatoso o estuporoso. Posteriormente, hay otros grados, como confundido, apático y en alerta. La evaluación se lleva a cabo a través de una serie de preguntas para apreciar la capacidad de respuesta del paciente;

Generalmente, la persona que está en alerta está orientado en el tiempo, espacio y lugar, responde adecuadamente a estímulos, comprende la información y sabe decir su nombre, fecha, lugar y hora. Por otra parte, en el estado apático, la persona está alerta, pero es olvidadizo, somnoliento, torpe y perezoso. Ante estímulos, reacciona con dificultad y permanece orientado, obedece órdenes sencillas y es posible que se desoriente en el tiempo, con una respuesta verbal.

En el estado confuso, el paciente está inquieto, agresivo, irritable o dormido. Su respuesta es lenta frente a estímulos fuertes o dolorosos y, cuando despierta, responde verbalmente, pero con un discurso breve e inconexo.

  • La actividad:

Se clasifica como encamado, sentado o en silla de ruedas, camina con ayuda y ambulante. La observación directa es esencial para concretar este aspecto. También ha de analizarse si el paciente camina sin ayuda o si necesita el apoyo de una persona o ayuda ortopédica.

  • La movilidad:

La persona puede estar inmóvil o tener una movilidad muy limitada, incluso disminuida. Asimismo, puede tener una movilidad total que permita descartar posibles lesiones.

  • La incontinencia:

Puede tratarse de urinaria y/o fecal, de casos ocasionales o de su inexistencia. Se clasifica en doble incontinencia, usualmente urinaria, ocasional y no hay incontinencia.

 Cada uno de estos apartados contiene puntos que van del 1 al 4 según la parte que se valore. Se reparte entre conseguir un punto (la peor situación) y así hasta cuatro puntos (la mejor). Al sumar los resultados, se clasifica para el paciente y la valoración dura aproximadamente 10 minutos a 20 minutos.

 ¿Cómo se interpreta la Escala de Norton?

Una vez hemos evaluado cada uno de los criterios y hemos realizado la suma, es importante saber que, cuanto menor sea el puntaje de una persona, mayor será el riesgo de que desarrolle una úlcera por presión. En general, se considera que las personas que obtienen una puntuación de 14 o menos están en riesgo.

El puntaje máximo es de 20 y un mínimo de 5 puntos.

Riesgo alto tiene la puntuación < a 12 puntos y un riesgo moderado una puntuación < a 16 puntos.

¿En quienes se puede utilizar la Escala?

Existen situaciones especiales a considerar en la escala de Norton ya que aumentan el riesgo de desarrollo de úlceras por presión:

  • Procesos quirúrgicos largos
  • Alteraciones neurológicas (lesiones medulares)
  • Sometidos a técnicas especiales (circulación extracorpórea, hipotermia)
  • Sometidos a fármacos vasopresores
  • Personas ancianas
  • Enfermo terminal

Objetivo de valorar las úlceras por presión

Uno de los grandes objetivos es evitar la generación de las úlceras por presión en pacientes que se encuentren incapacitados. Con ayuda del personal de salud, se debe de dar una revisión al paciente, en donde se valore el nivel de hidratación y la adecuada ingesta de dieta.

La Escala de Norton, es de gran ayuda para poder garantizar la calidad de vida de los pacientes. Ayuda a confirmar y a preservar la mejor calidad de vida del paciente. 

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita