Neurorehabilitación para las enfermedades desmielinizantes

Las enfermedades desmielinizantes son un grupo de enfermedades que afectan la mielina, una capa que cubre los nervios y permite que la neuroconducción se realice de una forma apropiada y efectiva. Cuando se daña la mielina, se afecta la función nerviosa lo cual causa problemas neurológicos. Dentro de las enfermedades desmielinizantes la esclerosis múltiple es la más común, sin embargo existen otras enfermedades y todas se acompañan de algún grado de discapacidad

La neurorrehabilitación es una estrategia de tratamiento que permite brindar diferentes abordajes, en este tipo de rehabilitación se pueden realizar tratamientos para mejorar la función motora y sensorial por medio de estimulación sensorial y electroestimulación, mejorar la marcha por medio de entrenamiento supervisado en caminadora, mejorar la cognición por medio de entrenamiento de memoria y atención, mejorar el habla e incluso funciones básicas como comer y deglutir. 

Tipos de enfermedades desmielinizantes

  • Esclerosis múltiple:

Es una condición autoinmune que se presenta en los pacientes comúnmente con problemas de la visión, movimiento de extremidades, alteraciones en la sensibilidad y balance. Suele tener episodios agudos que recuperan ya sea parcialmente o completamente y recurren. 

  • Neuritis óptica:

Se debe a la inflamación del nervio óptico, se presenta con pérdida de la visión. 

  • Mielitis transversa:

Debido a inflamación de la médula espinal, los pacientes presentan dolor en la espalda, adormecimiento en piernas, debilidad o parálisis de las extremidades e incontinencia o retención urinaria. 

  • Encefalomielitis diseminada aguda:

Es un desorden autoinmune que es más común en niños y provoca inflamación del cerebro y la médula espinal. Los pacientes presentan fiebre, vómito, dolor de cabeza o fatiga.

  • Enfermedad por anticuerpos anti-MOG:

Es un trastorno inmune que provoca inflamación del cerebro, médula espinal y nervios ópticos que suele presentarse mayormente en niños quienes presentan confusión, cambios en su conducta, debilidad o crisis convulsivas

Si bien cada enfermedad tiene sus signos y síntomas distintivos, todas las enfermedades desmielinizantes pueden presentarse con pérdida de la visión, debilidad de los músculos, pérdida de la coordinación, espasmos musculares, alteraciones en la marcha y datos de incontinencia retención urinaria. 

Neurorrehabilitación

Debido a que las enfermedades desmielinizantes son enfermedades que suelen asociarse a secuelas que impactan de forma importante la calidad de vida, uno de los principales objetivos es evitar los cuadros agudos de la enfermedad y recuperar la funcionalidad que se haya perdido debido a esta enfermedad. La neurorehabilitación es una terapia compleja cuyo principal objetivo es la recuperación posterior a una lesión neurológica o bien, aprender técnicas compensatorias que permitan al paciente preservar su funcionalidad y autonomía lo más posible. 

La neurorehabilitación incluye terapias físicas y cognitivas. Una esfera importante a tratar en los pacientes es la resiliencia, la cual se relaciona con la adaptación a la que se enfrenta un paciente en el contexto psicológico, social y físico. Debido a que algunos pacientes pueden perder funciones básicas, es esperable que la persona se sienta desesperanzada al pensar que no podrá volver a sus actividades de la vida diaria, sin embargo, la terapia tiene como objetivo encontrar nuevas formas de adaptarse a las diferentes situaciones. 

La neuroplasticidad es otro concepto básico dentro de la neurorehabilitación. La neuroplasticidad se refiere a la capacidad del sistema nervioso para reorganizar su estructura, funciones o conexiones posterior a alguna lesión neuronal. Esta capacidad del sistema nervioso puede ser para beneficiar o afectar más la funcionalidad, por ende, es importante tener la asesoría de un neurorehabilitador con la finalidad de re-aprender o aprender nuevas estrategias que permitan realizar funciones que previamente se tenían pérdidas.

Usualmente esto se realiza por medio de ejercicios, ya que la repetición de movimientos permite que el sistema nervioso genere nuevas conexiones. La neuroplasticidad no solo aplica para las funciones motoras, sino también para las funciones de memoria, visión, funcionalidad de la vejiga, habla, función intestinal e incluso dolor. 

Una vez entendido que la neurorrehabilitación se centra en la neuroplasticidad para recuperar o reaprender funciones y en la resiliencia para adaptarse a nuevas situaciones, se puede hablar de forma más específica acerca de las estrategias durante la rehabilitación: 

  • Actividad física:

Ayuda a preservar las reservas funcionales del paciente y a disminuir el riesgo de discapacidad en un futuro. Además se ha visto que la actividad física tiene efecto neuroprotector, mejora las funciones cognitivas y evita la disminución del volumen cerebral con el paso del tiempo.

El entrenamiento de la marcha es un punto esencial en el manejo de enfermedades desmielinizantes, ya que suele ser una función que frecuentemente se ve afectada. La terapia debe ser supervisada y se basa en entrenamiento de los músculos de las piernas y entrenamiento postural con la finalidad de mejorar la marcha. 

  • Neurorehabilitación cognitiva:

Se basa en ejercicios que estimulan las funciones de memoria y razonamiento cerebral. 

  • Dolor:

Actualmente la neurorrehabilitación es una de las estrategias más usadas para el manejo del dolor. Algunas de las herramientas que se utilizan son la crioterapia, movilización de tejidos blandos, ejercicios que mejoran los rangos de movimiento y entrenamiento propioceptivo neuromuscular. 

¿Qué se necesita para una neurorrehabilitación efectiva?

Un punto clave de la neurorrehabilitación es el compromiso del paciente a seguir sus terapias en tiempo y forma, puede sonar como algo muy sencillo, sin embargo la neurorrehabilitación suele ser retadora y en ocasiones ocasionar frustración por parte de los pacientes, sin embargo se debe de confiar que el esfuerzo constante, independientemente de los resultados obtenidos, brinda eventualmente resultados favorecedores.

Para mejorar el compromiso también es importante tener una buena comunicación con el neurorrehabilitador, sentirse en confianza para externar dudas e inquietudes conforme avanza la terapia.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita