¿En qué consiste la terapia cognitivo conductual?

La terapia cognitivo conductual es un tipo de psicoterapia, ampliamente empleada en el área de la psicología y psiquiatría. Se puede considerar la técnica más comúnmente empleada ya que ayuda a tratar una gran variedad de trastornos mentales y suele tener un efecto relativamente rápido. Se trata de una terapia que te proporciona las herramientas para ayudarte a conocerte mejor, distinguir las emociones negativas y poder afrontar las dificultades que presenta la vida de una forma más sana.

¿Qué es la terapia cognitivo conductual?

La terapia cognitivo conductual es una forma de psicoterapia que te ayuda a darte cuenta y distinguir pensamientos negativos o inadecuados para que puedas ver las situaciones retadoras que se te presentan de forma más clara, y así poder responder a ellas más efectivamente. Esta terapia es una herramienta que puede ser empleada sola o en conjunto con otras técnicas.

Aunque existen otras formas de psicoterapia, la terapia cognitivo conductual es de las preferidas debido a que se considera que tiene un efecto más rápido, ayudando a identificar situaciones complicadas y enfrentarlas. Suele requerir pocas sesiones, usualmente entre 5 y 20, menos que en otras formas de terapia. Esto depende de la enfermedad que se tenga, el tipo de situación, severidad de los síntomas y qué tan rápido vayas progresando. Conforme pasan las sesiones puedes discutir con tu psicoterapeuta cuántas sesiones serían las apropiadas para ti.

La terapia es completamente confidencial. Solo en situaciones específicas puede ser necesario interrumpir esa confidencialidad, como cuando hay una amenaza inmediata de daño hacia uno mismo o hacia alguien más, incluyendo pensamientos suicidas, abuso a un niño o adulto vulnerable o ser incapaz de cuidarse a uno mismo.

¿Cómo es una sesión de terapia cognitivo conductual?

La terapia cognitivo conductual debe ser dirigida por un profesional de salud capacitado y certificado para llevarla a cabo, en este caso se trata de un psicólogo o psiquiatra, expertos en la salud mental. La elección de este tipo de terapia suele ser por recomendación de tu psicólogo o psiquiatra, aunque si consideras que es la mejor para ti, puedes hablarlo con tu profesional de salud mental para ver si realmente es la mejor opción según tu caso. No todas las sesiones son uno a uno, también se puede optar por sesiones grupales, ya sea en familia, pareja o con un grupo de personas que tienen la misma condición.

Antes de llegar a tu primera sesión, piensa en qué tema quieres tratar, en caso de que no estés seguro, también lo puedes dialogar con el psicoterapeuta para poder decidir cuál será el mejor abordaje. La primera sesión suele ser para conocerte, ver que es lo que te afecta y establecer objetivos, de esta forma sabremos por dónde empezar y cómo abordar el problema. Pueden ser necesarias varias sesiones para que el psicoterapeuta te conozca mejor para poder entender tu situación, preocupaciones y determinar el mejor abordaje. En caso de que no te sientas cómodo con él, siempre puedes optar por elegir a otra persona.

Durante las sesiones de una terapia cognitivo conductual se te pedirá hablar acerca de lo que sientes y piensas. Primero se identificará qué es lo que te está afectando, si es una situación actual, evento del pasado, estrés o miedo a algo en específico, una enfermedad, etc. Posteriormente irás identificando tus pensamientos y emociones respecto a ese problema, identificarás tus pensamientos negativos o inadecuados que contribuyen al problema, y los remodelarás para poder afrontar tus problemas.

Esta terapia se enfoca sobre un problema específico, conforme se indaga más en el tema, irás aprendiendo formas de lidiar con lo que te está afectando. En algunos casos el psicoterapeuta te encargará tarea, ésta puede ser realizar alguna actividad o leer sobre un tema. 

En algunos casos la terapia cognitivo conductual es más efectiva cuando se combina con otros tratamientos como antidepresivos, estabilizadores del ánimo o antipsicóticos. Esto debe ser indicado y supervisado por un psiquiatra.

¿La terapia cognitivo conductual tiene riesgos?

Generalmente no suele haber ningún riesgo, sin embargo, durante las sesiones puedes sentirte emocionalmente incómodo, cansado, llorar o enojarte, esto se debe a que estás conociéndote mejor, explorando tus emociones y experiencias para poder entender y así poder afrontarlas de una forma más sana. Según sea el caso, puede ser necesario exponerse a cosas que usualmente evitarías, como enfrentar a una persona o realizar una actividad que antes te ocasionaba miedo. Sin embargo, parte de los objetivos de esta terapia es que con el tiempo aprendas a manejar esos sentimientos negativos y miedos, por lo que con el tiempo irás sintiéndote cada vez mejor.

Aplicaciones de la terapia cognitivo conductual

Así como existen medicamentos que pueden ser utilizados para distintas enfermedades según sus propiedades, la terapia cognitivo conductual puede emplearse en distintas patologías que afectan la salud mental. Las enfermedades más comunes que se ven beneficiadas de esta terapia son:

  • Depresión
  • Trastorno de ansiedad generalizado
  • Estrés postraumático
  • Trastorno específico de ansiedad (fobias)
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastornos de la alimentación 
  • Abuso de sustancias
  • Trastorno bipolar
  • Esquizofrenia
  • Trastornos sexuales

No se necesita tener una enfermedad mental para verse beneficiado de la terapia cognitivo conductual, también es una excelente herramienta para ayudar a cualquier persona que quiera aprender cómo manejar de mejor manera situaciones estresantes del día a día.

Con algunas sesiones de esta terapia, pronto podrá ayudarte a:

  • Tratar los síntomas de tu enfermedad mental, como complemento a los medicamentos o si éstos no son una buena opción o no tienen un buen efecto
  • Prevenir la recaída de una enfermedad mental
  • Afrontar un duelo, pérdida y enfermedades crónicas
  • Aprender nuevas técnicas para sobrellevar y afrontar situaciones estresantes que se presenten en la vida
  • Identificar formas adecuadas de manejar las emociones
  • Resolver conflictos de una relación, ya sea familiar, con tu pareja, amigos e incluso contigo mismo
  • Aprender formas de comunicarte mejor
  • Sobrellevar un trauma emocional relacionado con violencia o abuso

La terapia cognitivo conductual es considerada de las mejores opciones terapéuticas en la rama de la psicología y psiquiatría, aprovéchala siendo completamente honesto y abierto sobre el tema. Conforme pasan las sesiones irás sintiéndote cada vez mejor y observarás los resultados.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita