¿En qué consiste la terapia física?

La terapia física es parte de la fisioterapia y consiste en establecer objetivos profilácticos, terapéuticos y rehabilitadores que son necesarios para el desarrollo, el mantenimiento y la recuperación de todas las funciones en el ámbito somático o corporal tras sufrir un daño, es un tipo de tratamiento no farmacológico.

Un requisito obligatorio previo para el tratamiento es el diagnóstico en la terapia física, que depende tanto de la enfermedad como del paciente, ya que se establecen objetivos personalizados una vez establecida la evaluación física inicial, estableciendo el déficit del paciente provocado por alguna patología en específico.

Los procedimientos propuestos son técnicas fisioterapéuticas especiales para los enfermos, formas dosificadas de los ejercicios deportivos y gimnásticos para personas sanas, y series de movimientos que se desarrollan durante un día normal. Se han tomado los principios de aprendizaje, ejercicio y entrenamiento del desarrollo corporal, deporte y medicina deportiva buscando un incremento progresivo del rendimiento sin perjuicio físico.

¿Cómo se logra la actividad muscular?

La actividad muscular es posible gracias a la función neurofisiológica de la motricidad sensorial y a los procesos energético-musculares. Sin embargo, el factor más importante para el movimiento es el ser humano cuando está motivado para aquél. Esto es válido también para la terapia de movimiento. Para la motivación, en la práctica es determinante la información al paciente sobre el objetivo del tratamiento fisioterapéutico y el aprendizaje de la observación del cuerpo.

Ambos conceptos son importantes para la práctica individual de los pacientes. El aprendizaje de la observación ocurre cuando se dirige la atención hacia el cambio de tensión de los músculos, a las diferentes posturas del cuerpo, a las elongaciones musculares, a los movimientos de las articulaciones, a las posturas en el trabajo, etc.

¿Qué es la evaluación física inicial?

La evaluación física inicial (EFI) es la exploración fisioterapéutica orientada al objetivo de plantear una recopilación planificada y enjuiciada de datos, lo que nos proporciona un cuadro suficientemente completo y detallado de la situación actual del paciente, mediante ella se deducen las metas u objetivos del tratamiento, los principios del tratamiento y la aplicación de las técnicas de tratamiento.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia física?

La terapia física tiene una gran cantidad de beneficios para las personas que se recuperan de una enfermedad o lesión, también puede ayudar a las personas con amplitud de movimiento y circulación.

Todas las personas que necesitan asistencia adicional con respecto a la movilidad o las cuestiones de discapacidad se pueden beneficiar con la terapia física.

Algunos niños trabajan con terapeutas físicos desde una edad muy temprana para ayudar con el tono muscular o en el trabajo para corregir los problemas físicos que pueden estar presentes.

La terapia física puede devolverle la movilidad, la libertad y la independencia en un paciente y de esa manera hacer una diferencia importante en la vida de las personas de todas las edades.

Los servicios de un buen terapeuta físico pueden reducir el impacto a largo plazo de enfermedades o de accidentes en la velocidad y la totalidad de la recuperación.

¿Quiénes deben tomar terapia física?

Los pacientes con enfermedades neurológicas que afectan la fuerza, el arco de movimiento, el tono muscular, la marcha y el equilibrio deben de tomar terapia física para recuperar la función o en su defecto limitar el daño, algunas de las enfermedades son:

Enfermedad de Parkinson:

Defecto en la función de las neuronas dopaminérgicas con disminución de dopamina lo que provoca rigidez, bradicinesia, temblor y alteraciones en la marcha con caídas frecuentes. Necesitan de la terapia física para mejorar la marcha, evitar caídas y mejorar el movimiento

Enfermedad Vascular cerebral:

La EVC ya sea por un evento isquémico o hemorrágico produce debilidad o paresia de una mitad del cuerpo o de las extremidades conocido como

  • Monoparesia (afectación de 1 extremidad)
  • Paraparesia (afectación de 2 extremidades)
  • Hemiparesia (afectaciones de extremidades de un hemicuerpo)
  • Tetraparesia (afectación de las 4 extremidades), lo que afecta la marcha conocida como marcha parética donde el paciente arrastra el pie en forma de guadaña.

Además, puede presentar espasticidad de extremidades y alteraciones en el equilibrio.

Síndromes Genéticos:

Múltiples enfermedades genéticas cursan con hipotonía y retraso del neurodesarrollo como lo es el conocido síndrome de Down en el cual los niños tienen un retraso en la adquisición de los hitos del desarrollo como el sostén cefálico la sedestación, bipedestación, y la deambulación comparada con los niños que no tienen el síndrome, por lo cual requieren de la terapia física como estimulación para alcanzar dichos hitos en un tiempo menos largo

Lumbalgia:

El dolor de espalda provocado por tensión muscular, afectación facetaria y ligamentosa o por hernia de disco puede mejorar con ejercicios específicos de terapia física.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita