Causas neurológicas de la debilidad muscular

La debilidad muscular es un síntoma común que puede estar asociado con una amplia variedad de condiciones médicas. Cuando la debilidad tiene una causa neurológica, quiere decir que el problema radica en el sistema nervioso, en lugar de en los músculos mismos. Este tipo de debilidad puede ser debilitante y afectar significativamente la calidad de vida de una persona. En este artículo, explicaremos algunas de las causas neurológicas más comunes de la debilidad muscular.

¿Por qué ocurre la debilidad muscular?

Para que podamos mover alguna parte del cuerpo mediante la contracción de los músculos, primero es importante entender qué tiene que pasar para que este movimiento se lleve a cabo.

  • Comienza a nivel de la corteza cerebral, aquí es donde se manda la señal inicial
  • Esta información baja atravesando otras áreas importantes que involucran los ganglios basales y el cerebelo para una adecuada coordinación de los movimientos.
  • Posteriormente sigue bajando por la médula espinal, sale de la médula mediante las raíces nerviosas para posteriormente formar los nervios, los cuales llegan al músculo donde hacen contacto con éste (unión neuromuscular), ocasionando que el músculo se contraiga.
  • Cuando se presenta una alteración en cualquier punto de este trayecto, ocasiona debilidad muscular.

Se le conoce como debilidad muscular de origen neurológico cuando la afectación es a nivel del cerebro, médula espinal, nervios o unión neuromuscular. Cuando la lesión es del propio músculo se le conoce como miopatía. También hay que tomar en cuenta que la debilidad puede presentarse por otras causas a nivel sistémico como alteraciones metabólicas, anemia, toxinas, etc.

Trastornos neurológicos y enfermedades neurodegenerativas

Existen varias enfermedades que afectan el cerebro y ocasionan debilidad. Lo más común son:

  • Infartos cerebrales, los cuales se presentan como una debilidad de inicio súbito en la mitad del cuerpo, lo cual, dependiendo del tratamiento inmediato y la severidad de la lesión, pueden dejar como secuela debilidad muscular o parálisis de una parte del cuerpo.
  • También existen enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple en donde hay un área de inflamación del cerebro, lesionando las neuronas que se encargan de mandar la señal de movimiento.
  • También puede haber daño cerebral debido a un traumatismo craneoencefálico como caídas o accidentes automovilísticos. Dependiendo el área del cerebro afectada será el área del cuerpo que presentará la debilidad.

Lesiones en la médula espinal

Las lesiones en la médula espinal pueden resultar de:

  • Traumatismos, como accidentes automovilísticos o caídas
  • Condiciones mecánicas como hernias discales o tumores
  • Enfermedades neurológicas que afectan la médula espinal como el mieloma múltiple, mielitis transversa y neuromielitis.

Estas lesiones pueden interferir con la comunicación entre el cerebro y los músculos debido a la afectación de las fibras nerviosas de la médula espinal, lo que lleva a una debilidad o parálisis de los músculos inervados por las fibras nerviosas afectadas.

Trastornos neuromusculares

Estos trastornos afectan la unión del nervio con el músculo. La principal enfermedad que representa estos trastornos es:

  • Miastenia gravis, una enfermedad que se caracteriza por debilidad muscular que va progresando conforme pasa el día y se realizan movimientos repetitivos.
  • Otro padecimiento menos común es el síndrome de Eaton Lambert.

Enfermedades del sistema nervioso periférico

El sistema nervioso periférico incluye los nervios que se encuentran fuera del cerebro y la médula espinal. Trastornos como

  • Neuropatía diabética
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Polineuropatía crónica desmielinizante (CIDP)
  • Síndrome del túnel carpiano

¿Cómo se trata la debilidad muscular de origen neurológico?

El tratamiento inicial va a depender mucho de la causa de la debilidad. Por ejemplo:

  • En el caso de infarto cerebral se requerirá de un medicamento para disolver el coágulo y/o de extraerlo mediante una intervención mínimamente invasiva (trombectomía).
  • En el caso de esclerosis múltiple, síndrome de Guillain-Barré, neuropatía diabética y miastenia gravis la debilidad se trata mediante medicamentos, muchas veces requiriendo de un internamiento para que el medicamento sea administrado por la vena, o si la debilidad no es incapacitante o pone en peligro la vida el tratamiento se basa en medicamentos tomados.
  • En el caso de un traumatismo el tratamiento puede ser conservador, requerir medicamentos o incluso una intervención quirúrgica, lo cuál también va a depender del sitio de lesión, severidad y que tan incapacitante sea la debilidad muscular.

Dependiendo del padecimiento y las secuelas que pudieran presentarse, en muchos casos se requerirá de rehabilitación física. Ésta desempeña un papel fundamental en el tratamiento y la recuperación de la debilidad muscular de origen neurológico.

Los programas de rehabilitación, diseñados y supervisados por profesionales de la salud especializados, incluyen una variedad de técnicas que buscan mejorar la fuerza, la coordinación y la funcionalidad de los músculos afectados. Estos programas pueden abarcar:

  • Ejercicios específicos
  • Terapias de movimiento
  • Estimulación eléctrica
  • Técnicas de modificación del entorno para adaptarse a las necesidades individuales de cada paciente.

Además, la rehabilitación física no solo contribuye a la recuperación funcional, sino que también puede ayudar a prevenir complicaciones secundarias y a mejorar la calidad de vida a largo plazo. Es un componente esencial en el proceso de recuperación y debe ser considerado como una parte integral del plan de tratamiento para las personas que experimentan debilidad muscular de origen neurológico.

La debilidad muscular de origen neurológico puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona y a menudo requiere un diagnóstico y tratamiento especializados. Es crucial que cualquier persona que experimenta debilidad muscular busque atención médica para determinar la causa subyacente y recibir el tratamiento adecuado. Un enfoque multidisciplinario que involucre a neurólogos, fisioterapeutas y otros profesionales de la salud es fundamental para abordar este tipo de debilidad de manera efectiva y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita