¿Cuáles son los tipos de terapias de rehabilitación física?

Dentro de un contexto de salud, la rehabilitación ha sido definida como “un proceso de cambio activo, mediante el cual, una persona discapacitada adquiere los conocimientos y las habilidades necesarias para poder llevar a cabo una función óptima, a nivel físico, psicológico y social”.

Por otro lado, la OMS le otorga la definición como “el uso de todos los medios disponibles, con el objetivo de reducir el impacto de la discapacidad y de las enfermedades que la producen, permitiendo a las personas discapacitadas alcanzar una integración óptima en la sociedad”.

A lo largo del tiempo la rehabilitación ha sido modificada y utilizada para participar en múltiples tareas en la mejoría de determinadas enfermedades que son de importancia dentro de la neurología.

Neurorrehabilitación en la Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple, que es una enfermedad desmielinizante del sistema nervioso central, está caracterizada por placas de desmielinización dentro de las neuronas. Es más frecuente en adultos jóvenes, constituyendo una de las principales formas de invalidez, con un curso fluctuante, su efecto es acumulativo de múltiples lesiones a diferentes niveles variables en cada paciente que determinan la multiplicidad del déficit y varían el grado de discapacidad.

Esto conlleva a un enorme impacto del paciente, la familia y la sociedad que afectan el estado emocional, las relaciones personales y la interacción social. La neurorrehabilitación tiene un enorme interés en demostrar la efectividad de sus tratamientos.

Uno de los grandes objetivos terapéuticos que promete ejercer es:

  • Mejorar los episodios agudos
  • Frenar la progresión de la enfermedad (mediante fármacos inmunomoduladores e inmunosupresores)
  • Tratamiento de los síntomas y complicaciones, integrando y coordinando los tratamientos.

El tratamiento fisioterapéutico incluye estrategias farmacológicas, incluyendo las movilizaciones articulares pasivas, asistidas o libres (según el grado de disfunción neurológica) para prevenir contracturas articulares, ejercicios de estiramiento y posturas inhibitorias (útil en la espasticidad leve-moderada).

La crioterapia y la estimulación eléctrica son otras medidas físicas que pueden ayudar a reducir la espasticidad.

Fisioterapia en adultos

El envejecimiento produce alteraciones sistémicas cuando la mayoría de los órganos y tejidos van disminuyendo su actividad. Estas modificaciones comprenden la reducción de la flexibilidad de los tejidos, la pérdida de células nerviosas, el endurecimiento de los vasos sanguíneos y la disminución general del tono corporal.

Diversas causas se han asociado a este deterioro, entre ellas:

  • De índole genético
  • Cambios en la actividad metabólica celular o en los procesos bioquímicos
  • Alteraciones hormonales
  • Condiciones ambientales. 

Existen diversos cambios en la función cognitiva con suficiente gravedad como para afectar al funcionamiento social. Las áreas intelectuales afectadas incluyen:

  • El pensamiento
  • La memoria
  • La percepción
  • La comunicación
  • La orientación
  • El cálculo
  • La comprensión
  • La resolución de problemas.

Por esto, es necesario implementar estrategias en la fisioterapia de adultos para disminuir el deterioro cognitivo que se presente.

La fisioterapia ayuda a promover, prevenir, curar y recuperar la salud de los individuos, estimulando su independencia. Aplica los métodos y técnicas basadas en un profundo conocimiento del funcionamiento del cuerpo humano, sus movimientos, funciones y su interacción con el entorno. Así, varios programas de fisioterapia destinados a prevenir las complicaciones de la osteoporosis se han diseñado en los últimos 10 años.

Programas utilizados en la fisioterapia 

La mayoría de los programas se basan en ejercicios que aumentan la fuerza muscular e incrementan la movilidad de las articulaciones en las extremidades inferiores, la capacidad aeróbica y el equilibrio. De esta forma, los programas de prevención de caídas están diseñados para mejorar el equilibrio mediante el incremento de la fuerza, la resistencia, la flexibilidad, la capacidad aeróbica y la función. 

Tratan los problemas de discapacidad generados por enfermedades como:

  • El Parkinson
  • Alzheimer
  • Artritis
  • Fracturas
  • Osteoporosis
  • Problemas cardio respiratorios, entre otros

Promueven el movimiento y la independencia mediante:

  • Ejercicios de fuerza y resistencia
  • Técnicas de relajación
  • Manejo del dolor
  • Prescripciones de adaptación de equipamiento
  • Ayudas para la movilidad y otros cuidados propios.

Es importante considerar que los programas de ejercicio o actividad física dirigidos a personas mayores deben orientarse al mejoramiento de sus condiciones físicas, pero principalmente al mejoramiento del equilibrio, el mantenimiento o favorecimiento de la independencia funcional y el mejoramiento de la calidad de vida de esta población y de sus cuidadores.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita