Beneficios de la neurorehabilitación para lesiones medulares

Las personas con una lesión de la médula espinal (LME) “incompleta” tienen mayor potencial de recuperar la capacidad de caminar que las que tienen una lesión medular “completa”, pero las personas con ambos tipos de LME pueden notar que la rehabilitación de la marcha se incluye en su plan de terapia como uno de los mejores beneficios en su terapia de neurorehabilitación.

Pero ¿qué es una lesión medular?

La lesión medular (LM) es el daño de la estructura de la médula espinal dentro del canal vertebral. El nivel de lesión medular (NLM) se identifica mediante la evaluación del examen sensitivo y motor. Si afectó el segmento medular cervical provocará cuadriplejía; mientras que, si el segmento toracolumbar es perjudicado, se desencadenará paraplejía.

El tipo de lesión medular (TLM) se determina por la función sensorial y motora en los últimos segmentos medulares sacros S4-S5, la ausencia o presencia de esta función define la LM como completa o incompleta respectivamente. La etiología y el tiempo de evolución son factores importantes para el pronóstico y recuperación.

¿Cuáles son los distintos síndromes de lesiones medulares?

  • Síndrome medular central (SMC): Es el más frecuente cursa con destrucción de la materia gris central preservando los haces espinotalámicos y corticos espinales sacros. Origina cuadriplejia (miembros superiores más afectados que los inferiores), disfunción de vejiga (con retención urinaria) y distintos grados de pérdida de sensibilidad bajo el nivel de lesión.
  • Síndrome medular posterior (SMP): Raro, representando menos de un 1% del total de lesiones medulares traumáticas. Únicamente tiene afectados los cordones posteriores. Déficit de sensibilidad profunda. No compromete la funcionalidad, por lo que es posible la marcha independiente.
  • Síndrome de Brown-Sequard (SBS): Es también de muy baja frecuencia (raro), representa entre un 1-4% de todas las lesiones medulares de origen traumático. Se debe a una hemisección medular. Cursa con un déficit propioceptivo y motor ipsilateral y sensitivo al dolor y temperatura contralateral debajo del nivel de lesión.
  • Síndrome radicular (SR): Es frecuente. Se debe a una lesión aislada o de la cola de caballo. Presenta déficit motor y sensitivo según distribución de dermatomas.

¿Qué es la neurorehabilitación de la lesión medular?

La rehabilitación de la LM es un tratamiento integral ejecutado por un equipo de profesionales especializados mediante un enfoque multi e interdisciplinario, busca que la persona se inserte a nivel social, evalúa y maneja las limitaciones según el grado de discapacidad dentro de sus objetivos se encuentran:

  • Normalizar el tono muscular. 
  • Mantener y mejorar el movimiento y amplitud articular de los miembros afectados.  
  • Desarrollar la fuerza muscular en miembros superiores e inferiores.  
  • Mejorar el equilibrio en sedestación y bipedestación.
  • prevenir complicaciones.

¿En qué consiste la neurorehabilitación de la marcha?

La rehabilitación de la marcha consiste en practicar el caminar (también llamada deambulación) con dispositivos de asistencia, ortesis, y otro tipo de apoyos según sea necesario. Se utilizan las siguientes categorías para describir el tipo de marcha que el paciente es capaz de hacer:

  • Comunidad: Es capaz de caminar por la casa y por la comunidad. 
  • Casa: Puede caminar dentro de la casa y usar una silla de ruedas como forma principal de desplazamiento por la comunidad.  
  • Ejercicio: Utiliza silla de ruedas para desplazarse por la comunidad y por la casa, y camina con ayuda una o dos veces al día para hacer ejercicio. 
  • No-ambulatorio: Sólo utiliza silla de ruedas para su movilidad.

Dependiendo del grado de afectación mediante la evaluación inicial se describirán las limitaciones del paciente y las estrategias de rehabilitación.

¿Por qué podría ser necesaria la rehabilitación de la marcha?

Una lesión de la médula espinal daña las células nerviosas y sus conexiones. Este daño puede impedir el flujo de las señales del movimiento que van del cerebro a los músculos, lo que normalmente causa debilidad o parálisis.

También puede interrumpir las señales que llegan a los músculos, provocando “brincos” de los músculos por cuenta propia o que estén muy entumecidos y sean difíciles de mover (espasticidad). Por lo tanto, una lesión medular por lo general resulta en debilidad, parálisis y/o espasticidad de pies, piernas, cadera y tronco, así como de manos y brazos.

La lesión también puede dañar y perturbar las señales nerviosas de la sensibilidad (sensación) por lo que algunas partes del cuerpo carecerán de sensación o tendrán sensaciones anormales, como ardor u hormigueo. 

Es común que cada uno de estos problemas provoque dificultades para caminar y aumente el riesgo de caídas o resulte en la imposibilidad de volver a caminar.

 Los objetivos de la rehabilitación de la marcha son: 

  • Mejorar la capacidad de deambulación de las personas con LME que pueden volver a caminar.  
  • Mejorar la condición física de todas las personas con LME, incluidas aquéllas sin poder caminar.

¿Puede un paciente volver a caminar con neurorehabilitación tras un daño medular?

La habilidad para caminar después de una lesión de la médula espinal dependerá de varios factores, entre los que figuran:  

  • El nivel de la lesión. 
  • La severidad de la lesión. 
  • El tiempo transcurrido desde la lesión.
  • La edad. 
  • El nivel de la condición física.  
  • Otras lesiones.  
  • El nivel de sensibilidad.  
  • Otros problemas relacionados como la espasticidad o problemas de las articulaciones (contracturas). 
  • El nivel del dolor. 

Por lo tanto, es difícil predecir si una persona lesionada recuperará la capacidad de caminar. La mayoría de las personas con una LME que pueden caminar de manera regular siguen necesitando de dispositivos, de ortesis o de ambos.

Estimulación magnética transcraneal repetitiva como alternativa

Las nuevas tecnologías en neurociencias continúan aportando grandes avances en cuanto al mejoramiento de los daños neurológicos como lo es la estimulación magnética transcraneal repetitiva o rTMS para facilitación motora la cual mediante el uso de ondas electromagnéticas enviadas por un dispositivo a través del cráneo del paciente se puede mejorar la neuroplasticidad motora dando un beneficio significativo a las lesiones que sufren algún daño neuronal reversible.

Amebas del daño motor las lesiones medulares pueden ocasionar dolor y problemas de incontinencia por lo cual el tratamiento farmacológico recetado por un neurólogo es de suma importancia.

Llámanos, Nosotros Nos Encargamos Del Resto.

Haz tu cita hoy mismo para que te indiquemos qué opción es la mejor
Agenda Tu Cita